La nariz puede ser una parte del rostro que cause gusto o ser la que provoque baja autoestima a una persona. Ya sea por su forma o tamaño, muchas personas prefieren operársela, beneficiándose estéticamente.

Aunque no es el único fin, la rinoplastia se realiza más por cuestiones de belleza que por temas relacionados con la salud, entre los que se encuentran la mala respiración y problemas de garganta.

Si estás contemplado solicitar una operación de esa naturaleza, te sugerimos conocer los dos tipos de operaciones

1.Rinoplastia cerrada:

  • Es el método más empleado.
  • No queda ninguna cicatriz.
  • El cirujano accede a la m
    ayoría de las zonas.
  • El cirujano le puede dar la forma que quiera.


2.Rinoplastia abierta:

  • Es una intervención más laboriosa.
  • Generalmente se aplica a personas cuya intervención es la segunda.
  • El cirujano hace un corte en la zona media de la nariz.
  • Puede dejar cicatriz.
  • Expone los huesos y cartílago.
  • Indicado para casos más problemáticos.
Si quieres saber cuál es la opción para ti, puedes llamar a los especialistas de Clínica Armonía, quienes con gusto te atenderán y orientarán para realizarte la cirugía plástica adecuada para tu rostro y necesidades.